La última semana del año es buen momento para recordar el brindis de año nuevo que Silo pronunció en el Parque Punta de Vacas (situado en los Andes, en la frontera entre Argentina y Chile) el 1 de enero de 2010.
Le acompañaban muchas amigas y amigos llegados de todo el mundo con motivo de la Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia.
Un brindis universal, pronunciado en múltiples idiomas, que sigue siendo la mejor forma de desearnos un año nuevo lleno de paz, fuerza y alegría.

«Deberíamos celebrar un nuevo año en cada calendario cultural o bien en un calendario mundial que se debe ir configurando en la futura Nación Humana Universal.
La intención de este calendario, el calendario del futuro, se está desplegando ahora mismo bajo el signo de la paz y la no-violencia.
Por ahora, en todas las culturas, fechas e idiomas queremos celebrar juntos por ese nuevo mundo que pese a las atrocidades de la guerra, la injusticia y la desesperanza se insinúa ya en la débil brisa del amanecer de la humanidad.
Para nosotros y para todos los seres humanos, anticipemos el abrazo de la paz, de la fuerza y de la alegría.«